lunes, 19 de agosto de 2019

10 DE AGOSTO: 210 AÑOS DEL PUEBLO SOBERANO

Carlos Montúfar, jefe militar de la revolución quiteña;
fue fusilado en Buga el 31 de julio de 1816.
Timbre telegráfico emitido en 1899
Aunque éste es un espacio fundamental filatélico, hay temas que, en un momento dado, no pueden ser ignorados, sobre todo cuando se empiezan a oír comentarios que oscilan entre lo poco feliz y lo ridículo.

Me refiero a ciertas opiniones que se han escuchado en estos días, que buscan restar importancia a los sucesos del 10 de agosto de 1809 y desconocer el valor que tuvieron en la primera época del proceso independentista hispanoamericano. "Qué festejan los quiteños", preguntan algunos despistados.

La historiografía tradicional califica el hecho como "El Primer Grito de Independencia" y, sin duda, la expresión puede ser exagerada si se toma en cuenta que la independencia no estaba en el programa de los protagonistas de agosto de 1809, al menos de una gran mayoría de ellos; pero no si se piensa que la rebelión de agosto de 1809, y la posterior represión que terminó con la masacre de sus autores el 2 de agosto de 1810, están en los orígenes de un proceso que llevaría, incluso sin que sus protagonistas lo hubieran pretendido, a la final independencia de los dominios españoles en América.

Lo que hubo en los inicios del proceso independentista, al menos en el territorio de la entonces Real Audiencia de Quito, tenía menos que ver con la creación de estados independientes, que con la lucha entre dos formas diferentes de entender la monarquía española.

Lo importante, el 10 de agosto de 1809, no es el hecho de si se declaró o no la independencia, sino la indudable realidad de que quienes depusieron al presidente de la Audiencia conformaron un gobierno autónomo, basado en una idea revolucionaria: la soberanía reside en el pueblo. A eso se debe algo que puede parecer simple formalismo o afán protocolario: a la Junta de Gobierno formada en Quito se le debía el tratamiento de Majestad, el mismo que hasta entonces se había reservado al monarca soberano. No es una mera coincidencia que ese mismo tratamiento se lo reservaron para sí las Cortes de Cádiz, y que la decisión se haya tomado a propuesta del quiteño José Mejía Lequerica.

Manuel Rodríguez de Quiroga, Ministro de Gracia
y Justicia de la Junta Soberana de Quito,
asesinado el 2 de agosto de 1810.
Estampilla de la emisión conmemorativa del
centenario del 10 de agosto de 1809
La idea de la soberanía popular, sin embargo, seguía siendo pensada en el seno de la monarquía española; era el mismo proyecto por el que en Cádiz trabajaron Mejía y José Joaquín de Olmedo, que el 19 de marzo de 1812 pusieron su firma al pie de la Constitución de la Monarquía Española, que reconocía a Fernando VII como rey de España y se fundaba en la idea de que la soberanía residía en la Nación, entendida esta última como "la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios".

La misma idea de soberanía que había llevado a los quiteños, un mes antes, el 15 de febrero de 1812, a dictar una Constitución, el Pacto Solemne de Sociedad y Unión de las provincias quiteñas, que reconociendo al rey de España como su monarca, declaró la existencia de un Estado independiente, gobernado por un sistema popular y representativo, establecido por "el Pueblo Soberano del Estado de Quito legítimamente representado por los Diputados de las Provincias libres que lo forman".

En el tiempo que va de agoto de 1810 a abril de 1812, los pronunciamientos en nombre del pueblo soberano, la idea del gobierno popular y representativo dentro de la monarquía española, fueron ahogados en sangre; Quito fue, otra vez, el referente de hasta dónde estaba dispuesta a llegar la represión. En 1814, Bolívar justificaría su decreto de guerra a muerte, y sus consecuencias, refiriéndose a la masacre de agosto de 1810: “en los muros sangrientos de Quito fue donde España, la primera, despedazó los derechos de la naturaleza y de las naciones. Desde aquel momento del año de 1810, en que corría la sangre de los Quirogas, Salinas..., nos armaron con la espada de las represalias para vengar aquella, sobre todos los españoles. El lazo de las gentes estaba cortado por ellos: y por este solo primer atentado, la culpa de los crímenes y las desgracias que han seguido, debe recaer sobre los primeros infractores”. 

El proceso se radicalizó inevitablemente y condujo hacia una única salida: la independencia.

El 17 de diciembre de 1819, el Congreso de Angostura aprobó la creación de la República de Colombia; meses después, el 20 de agosto de 1821, la Expedición Libertadora de San Martín partió hacia el Perú, donde terminaría proclamando la independencia del Virreinato el 28 de julio del año siguiente.


La masacre del 2 de agosto de 1810 (hoja recuerdo conmemorativa del bicentenario)

Para entonces, Guayaquil había dado ya el paso decisivo el 9 de octubre de 1820. "La Provincia de Guayaquil es libre e independiente", diría su Reglamento Provisorio del 11 de noviembre de ese año, y la Provincia Libre formó un ejército parra liberar a la capital de la Audiencia.


A las tropas guayaquileño se unirán después las fuerzas enviadas por Bolívar y San Martín; ese ejército continental será el que logre la independencia definitiva de Quito, el 24 de mayo de 1822. 

Pero todo empezó el 10 de agosto de 1809, cuando los diputados del pueblo declararon solemnemente que los magistrados de Quito y sus provincias habían cesado en sus funciones y constituyeron un gobierno basado en la idea de la soberanía popular.

BELÉN SUÁREZ Y STEFAN MELLER. DOS NUEVAS INCORPORACIONES AL GRUPO ECUADOR

Belén Suárez y Stefan Meller son las dos nuevas incorporaciones al Grupo de Estudio Ecuador. Los dos viven en Alemania y hemos aprovechado su paso por Quito para hacerles la invitación, que han aceptado.

Belén es ecuatoriana. Se incorporó desde joven a la Asociación Filatélica Ecuatoriana y participó activamente en varias exposiciones. En la última exposición internacional, realizada en Wuhan (China), la Asociación Filatélica Ecuatoriana la designó como su comisionada nacional y se encargó de presentar las colecciones nacionales en el certamen. Su trabajo fue desempeñado con absoluta corrección y eficiencia.

Stefan es alemán y ha entrado en el mundo de la filatelia recuperando una vieja afición familiar. Ha emprendido el trabajo con entusiasmo y, como fruto del mismo, representó ya al Ecuador en la exposición de China, con una colección de un marco de correo oficial que, en su primera presentación, obtuvo un resultado sin duda auspicioso: 87 puntos, el segundo mayor puntaje entre las colecciones presentadas por los países del área de la Federación Interamericana en esta categoría expositiva.

Bienvenidos al Grupo que, sin duda, gana mucho con la presencia de estos dos destacados filatelistas.

LA XII EXPOSICIÓN FILATÉLICA NACIONAL ECUATORIANA SERÁ EN CUENCA, EN NOVIEMBRE

Está confirmado ya que la Asociación Filatélica Austral Ecuatoriana, se encargará de organizar la Décimo Segunda Exposición Filatélica Nacional del Ecuador, entre el 26 y el 30 de noviembre de 2019, en Cuenca.

La Exposición se realizará en el Museo Pumapungo, importante centro cultural de la capital de la provincia del Azuay, ubicado en el sitio que ocupó la ciudad inca de Tomebamba, cuyas ruinas pueden visitarse en la parte posterior del edificio, Aparte de muestras permanentes de arte, antropología, arqueología y etnografía, funciona en el mismo edificio el Museo Numismático del Banco Central del Ecuador.

El Museo Pumapungo será sede de la XII Exposición Filatélica Nacional, que se realizará en Cuenca en noviembre de 2019.
Pablo Rosales Heredia, presidente del Comité Organizador de la Exposición

Pablo Rosales Heredia, miembro del Grupo Ecuador y activo impulsor de la filatelia en Cuenca, es el presidente del Comité Organizador y está ya al frente de un equipo de destacados filatelistas cuencanos, que están empeñados en organizar un certamen de gran altura y calidad, cosa que, no lo dudamos, conseguirán.

Vale la pena recordar que la primera exposición filatélica nacional se realizó, precisamente, en Cuenca, organizada también por la Asociación Filatélica Austral Ecuatoriana, entre el 6 y el 20 de abril de 1957.

En próximas entregas daremos a conocer más detalles sobre la XII Exposición Filatélica Nacional y las actividades paralelas que se desarrollarán con la misma.

FELICITACIONES A LUIS CARLÓ

Luis Carló, destacado integrante del Grupo de Estudio Ecuador, residente en la ciudad de Guayaquil, acaba de cumplir un cuarto de siglo como socio de la American Philatelica Society, y ha recibido el homenaje que, con tal motivo, esta importante organización filatélica suele hacer a sus integrantes.

Luis es un destacado filatelista ecuatoriano, preocupado como pocos por el estudio y la recopilación de materiales útiles para nuestra filatelia e historia postal.

Los filatelistas ecuatorianos nos mantenemos, gracias a él, actualizados de muchas de las novedades que se generan en relación con la filatelia y el coleccionismo ecuatorianos.

Es uno de los promotores y "alimentantes" de la biblioteca virtual del Club Filatélico Guayaquil, sin duda el más importante repositorio bibliográfico sobre la filatelia ecuatoriana, punto de referencia ineludible para cualquiera que se interese en la historia postal del Ecuador.

Felicitaciones, Luis, por esta nueva distinción.

ECUADOR: SCOUTS, LA ÚLTIMA EMISIÓN DEL 2017

Fabián Celín Pazos
hfcpemoo@hotmail.com


El 27 de diciembre 2017, Correos del Ecuador realizó la última emisión de ese año con una estampilla conmemorativa del 2do.Camporee Scout y el 15to. Jamboree Scout Interamericano JamCam Ecuador, que se llevó a cabo en el Parque los Samanes de la ciudad de Guayaquil.

En este gran evento participaron 1.856 jóvenes beneficiarios y 670 adultos responsables del movimiento Scout de Ecuador. Los países que concurrieron fueron Argentina, Brasil, Bolivia Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Suriname, Venezuela y Uruguay por América; adicionalmente, asistieron países de otros continentes como Corea del Sur, Escocia, Francia, Islandia y Polonia.



Se imprimieron cinco mil unidades de este sello en policromía, con dimensiones de 2.8 x 3.8 cms., una perforación de 13 x 13.5 y valor facial es de cinco dólares de los Estados Unidos de América. Se hicieron utilizando el sistema offset, en el Instituto Geográfico Militar, en Quito.

El diseño del sello lo  realizó la Asociación Scout del Ecuador.

Se hicieron además 200 sobres de primer día, de 16 x 10cm.; el valor de cada sobre es de siete dólares de los Estados Unidos que incluye el precio de la estampilla: 

Se imprimieron, además, 300 boletines informativos sin valor comercial.

El sobre del primer día utilizó un matasello conmemorativo del evento scout.

El diseño del sobre y del boletín lo realizó: Darío Berrones Bermeo.

MARCAS POSTALES URUGUAYAS: UN LIBRO DE HÉCTOR VOLPE

En el Club Filatélico del Uruguay se presentó, este sábado 17 de agosto, Marcas Postales de Uruguay, un estudio de Héctor Volpe Viano, que estudia el desarrollo de las marcas postales en el Uruguay desde 1716 hasta 2000.

La portada del libro de Héctor Volpe. En la foto de arriba, a la derecha, el autor durante la presentación de libro.
Imágenes de la presentación del libro y del público presente en la misma

Un numeroso grupo de filatelistas se dio cita en el Club Filatélico del Uruguay, para participar en la presentación de este importante estudio, texto sin duda de referencia para los interesados en la filatelia y la historia postales uruguayas.

Se trata, sin duda, como afirman los editores, de una gran labor de investigación y compendio que aporta luz a la historia postal uruguaya; "para estudiar de forma amena, para consultar, con gran contenido de imágenes".

LA FESOFI PONE A DISPOSICIÓN DE LOS FILATELISTAS LA VERSIÓN DIGITAL DE SU DICCIONARIO FILATÉLICO ILUSTRADO



A finales de 2017, la Federación Española de Sociedades Filatélicas (FESOFI) publicó el Diccionario Filatélico Ilustrado, un diccionario de términos filatélicos patrocinado por Correos. Desde hace pocos días, su difusión en formato electrónico ahora es gratuita y fácilmente accesible pulsando AQUÍ.

Desde numerosos países, especialmente desde los Latinoamérica, esta iniciativa ha tenido una favorable acogida y la FESOFI da gracias especiales por ello.




Consta de 426 páginas con más de 1.860 entradas y alrededor de 2.000 acepciones relacionadas todas ellas, con el mundo del coleccionismo filatélico, con un texto conveniente, adecuado y profusamente ilustrado, por aquello de que «una imagen vale más que mil palabras», dan fe del intenso y complejo trabajo realizado por un grupo de treinta y dos personas, expertos filatelistas, que han contribuido con sus conocimientos y experiencia, reuniendo las más variadas acepciones, que a lo largo de más de siglo y medio, han enriquecido el diccionario español: sellos, marcas, matasellos, reglamentos, federaciones, empresas, sociedades, exposiciones, revistas, personajes, rutas, etc. También tienen cabida en él los extranjerismos, que salpican al mundo del sello, así como las nuevas tecnologías que se han apoderado poco a poco de este tipo de afición. Términos, voces y vocablos que en muchos casos están fuera del alcance de los diccionarios al uso y que son desconocidos por el público general.

El diccionario es, por tanto,  una obra de consulta y que al ser de carácter general, es casi imposible incluir todo su léxico dada su magnitud, sino que recoge una selección, en este caso y, según el autorizado criterio de los autores, la más completa posible.

En definitiva, es un trabajo que pretende, por una parte, contribuir al mejor conocimiento y divulgación de la terminología filatélica y, por otra, atraer la atención y el interés de todos aquellos que aún no la conocen.

Los autores esperan contar con el aporte de los lectores para futuras ediciones.

Este texto, sin duda una referencia tanto para expertos como para principiantes, lo hemos incluido en nuestra biblioteca, en la parte inferior de este blog.