domingo, 3 de julio de 2016

GUÍA PARA PRINCIPIANTES: CATÁLOGOS

Un instrumento indispensable para los filatelistas es el catálogo; no es posible coleccionar sellos sin tener información básica sobre los que existen en nuestras áreas de interés y sin tener una referencia sobre su rareza o su posible precio.

Desde un inicio, coleccionistas y comerciantes se dieron a la tarea de registrar las emisiones postales que iban haciendo los diferentes países. Los primeros catálogos fueron universales, y recogían todas las emisiones hechas en el mundo; con el paso del tiempo, el volumen de emisiones hizo que esos catálogos fueran cada vez más gruesos y que, al final, no pudieran editarse sino en varios volúmenes.

A la izquierda, el catálogo Scott de 1935, todos los sellos del mundo en un solo tomo; a la derecha, los seis gruesos volúmenes de la edición de 2016

Son muy usados en nuestro medio el catálogo norteamericano Scott y el francés Yvert & Tellier, pero también deben mencionarse el británico Stanley Gibbons y el alemán Michel. El catálogo Scott conserva el sistema de registro por países en orden alfabético, con Estados Unidos en primer lugar, en varios gruesos volúmenes (seis en la edición 2016), pero otros han optado por editar tomos por regiones (Sudamérica, Europa, África, etc.).

El precio, así como los costos de transporte, hacen difícil contar con estos catálogos completos y, peor aún, mantener la costumbre de renovarlos anualmente. Se los puede encontrar en clubes y bibliotecas filatélicas y, al menos en el caso del catálogo Scott, se pueden obtener en e-bay, por precios módicos, las secciones correspondientes a los países de nuestro interés.

Aparte de los catálogos universales, se puede encontrar una gran variedad de catálogos por países o por temas, así como catálogos de ámbitos del coleccionismo como las marcas postales, los timbres fiscales, las perforaciones  o los enteros postales.

La información en los catálogos, un ejemplo a partir del catálogo Scott

Es común que los catálogos recojan únicamente los sellos tipo y algunas variedades destacadas, pero hay también catálogos especializados, en los que se incluye información sobre variedades, errores, sellos no emitidos y otros datos de interés para los especialistas.

Aunque hay ligeras variantes de uno a otro, los catálogos mantienen esquemas similares: la imagen de la estampilla, la información básica sobre la misma (fecha de emisión, tirada, técnica de impresión, dentado), la descripción de los varios tipos de sellos en el caso de series con imágenes diversas, una numeración secuencial, la descripción de cada estampilla con su valor nominal y dos columnas en las que se indica el precio para ejemplares nuevos (columna de la izquierda) y para ejemplares usados (columna de la derecha).

No hay comentarios:

Publicar un comentario