domingo, 19 de febrero de 2017

NUEVOS APORTES PARA LA NUMISMÁTICA ECUATORIANA EN EL ÚLTIMO TRABAJO DE MELVIN HOYOS

Una nueva edición, ampliada, de La Moneda Ecuatoriana a través de los tiempos, obra fundamental para la numismática del Ecuador, escrita por Melvin Hoyos Galarza, está ya en circulación. 

La primera edición de este libro se convirtió, desde su publicación en 1998, en referente ineludible de los estudioso de nuestra historia monetaria. En los últimos tiempos, el autor ha hecho importantes descubrimientos que han servido para ampliar notablemente el trabajo y justifican no solo una nueva edición, sino el hecho de que la misma deba ser vista como una obra nueva, que no puede faltar en la biblioteca de los interesados en la numismática del Ecuador.

Tras pacientes investigaciones en varios archivos. Melvin Hoyos ha podido iluminar un período hasta hoy oscuro de la historia de la moneda ecuatoriana: el que corresponde a los últimos años de la Casa de Moneda de Quito, desde los primeros intentos de establecer el sistema decimal a fines de la década de los cincuentas del siglo XIX, hasta las últimas acuñaciones durante la primera presidencia de García Moreno, pasando por la crisis derivada de los conflictos internos e internacional de 1859 y el terremoto que ese mismo año afectó el edificio donde funcionaba la Casa.

Muchas de las preguntas que nos hacíamos acerca de ese período, y los enigmas que rodeaban las acuñaciones de las monedas conocidas como quiteñas y francesas, encuentran respuesta y solución en este trabajo de Hoyos.

Igual que la primera edición, esta nueva está primorosamente elaborada y con abundantes ilustraciones. Si el contenido es de una calidad fundamental, el continente hace honor a la importancia del trabajo.

Melvin Hoyos es un conocido filatelista y numismático ecuatoriano. Arquitecto de profesión, se desempeña en la actualidad como Director de la Biblioteca y el Archivo Municipal de Guayaquil, siendo el responsable de un gran trabajo de difusión cultural e histórica en el Puerto Principal.

Según se nos ha informado, pronto el libro estará a la venta en Quito, en la cadena Mr. Books.


SIGUE CRECIENDO EL GRUPO ECUADOR

Nuevos socios se han incorporado en los últimos días al Grupo de Estudio Filatélico Ecuador. Informamos en una nota anterior la incorporación de valiosos filatelistas, de una u otra manera vinculados a la filatelia ecuatoriana, entre ellos destacados dirigentes de la Federación Internacional de Filatelia como Bernard Beston, de Australia, cuya colección de enteros postales del Ecuador ha sido premiada en varias exposiciones; Eivind Lund, de Noruega, estudioso de nuestros sellos clásicos; y Brian Moorhouse, británico, conocido especialista en la filatelia latinoamericana.

Santiago Cruz Arboleda, Alfredo Frohlich y Manuel Arango, tres destacados filatelistas colombianos vinculados con el quehacer filatélico del Ecuador, son también miembros del Grupo de Estudio, así como nuestro apreciado amigo de España, Arturo Ferrer Zavala, experto en enteros postales y generoso difusor de la filatelia.

Las dos más recientes incorporaciones al Grupo lo fortalecen sustancialmente. Se trata de Li Hong, de Hong Kong, especialista en la historia postal temprana del Ecuador; y Melvin Hoyos Galarza, destacado estudioso de la filatelia y la numismática ecuatoriana y, en la actualidad, el responsable de los temas culturales de la Municipalidad de Guayaquil.



En el Ecuador, un grupo importante de destacado filatelistas, muchos de ellos dirigentes de organizaciones filatélicas y premiados internacionalmente, se han sumado a la iniciativa, coordinada por Georg Maier, sin duda uno de los más importantes estudiosos de nuestra filatelia.

La lista completa de miembros del Grupo de Estudio Filatélico Ecuador es la siguiente: Georg Maier (Ecuador); Teddy Suárez Montenegro (Ecuador); Juan Pablo Aguilar Andrade (Ecuador); Alfonso Carrillo Benítez (Ecuador); Eivind Lund (Noruega); Manuel Arango (Colombia); Pablo Rosales (Ecuador); Fabián Celín (Ecuador); Bernard Beston (Australia); William Walton (Estados Unidos); Alfredo Frohlich (Colombia); Arturo Ferrer Zavala (España); Santiago Cruz Arboleda (Colombia); Freddy Moreno Caicedo (Ecuador); Pablo Pérez Narváez (Ecuador); Luis León Chiriboga (Ecuador); Sebastián Dueñas Oviedo (Ecuador); Luis Carló Paredes (Ecuador); Brian Moorhouse (Reino Unido); Javier Abad Coronel (Ecuador); Li Hong (Hong Kong); Melvin Hoyos Galarza (Ecuador).

Según se nos ha informado, pronto el grupo dará inicio oficialmente a sus actividades y presentará su plan de trabajo para los próximos meses; les mantendremos al tanto.

SE ENTREGARON LOS PREMIOS ADJUDICADOS A FILATELISTAS ECUATORIANOS EN PHILATAIPEI 2016

Llegaron ya las medallas obtenidas por los filatelistas ecuatorianos que participaron en la Exposición Mundial PHILATAIPEI 2016, y se hizo la entrega oficial de las mismas en un acto realizado en la Asociación Filatélica Ecuatoriana.

Arriba, izuierda, los asistentes a la premiación; derecha, Italo Bongiovanni recibe su medalla de manos de Diego Vásconez,
Secretario de la Asociación Filatélica Ecuatoriana, les acompaña Teddy Suárez.
Abajo, izquierda, Diego Vásconez entrega su medalla a Pablo Péres y, derecha, recibe la suya de manos de Hernán del Alcázar


Como informamos en su momento, Ecuador presentó dos colecciones un marco (The mysterious un real green - Ecuador first issue 1865, de Pablo Pérez, y Maritime outgoing mail from Ecuador 1850s to 1880, de Diego Vásconez), que obtuvieron 90 y 84 puntos, respectivamente. Hubo también dos colecciones de cinco marcos, las cuales recibieron sendas medallas de vermeil; se trata de las colecciones de Juan Pablo Aguilar (Stamps for the military budget. Ecuador: Patriotic Stamp 1910-1958) y de Diego Vásconez (Medio Real & Un Real of the ecuadorian stamps first issue 1865 to 1873). Italo Bongiovanni, quien participó en la clase Literatura con su estudio sobre la SCADTA en el Ecuador, obtuvo medalla de plata.

Izquierda, el capitán César Domínguez entrega la medalla a Juan Pablo Aguilar. A la derecha, Diego Vásconez entrega a Teddy Suárez
su acreditación oficial como Jurado FIP en la clase Enteros Postales

Durante la ceremonia se entregó también, oficialmente, la acreditación como jurado FIP en la clase Enteros Postales, obtenida por Teddy Suárez Montenegro, luego de realizar su aprendizaje y aprobar el correspondiente examen.

THE BIANUAL REVALIDATION SURCHARGES ON ECUADORIAN POSTAL STATIONERY

Georg Maier

Before entering into a discussion regarding the revalidation of postal stationery with a surcharge it is noteworthy mentioning that it is unknown whetter official permision exists to apply such surcharges on whether this is an initiative of the private sector. In most cases, the surcharges exist in large quantities and were sanctioned by the public sector in that postal usage is widespread and accepted by the government. Furthermore, the surcharges appear very similar to those applied on postage stamps of the same period. All this because of a lack of postal material.

Legal documentation for the application of surcharges on postage stamps (Official Registry No. 453, January, 1897) first appeard in 1897. The government officially authorized the post office of Quito to recall all Rocafuerte stamps of 1894 and 1985 from the rest of the country as well as private individuals and surcharge them with 1897-1898, this assuming their validity for said bienium. This, despite the fact that the stamps were initially to be returned to Nicolas Seebeck.

1897-1898 large numbers on 1894 postsal stationery card

Unfortunately, most holders of this material did not honor the request of the Quito post office which could not enforce the recall because the postal authorities did not fall under the authority of the Treasury, agency which was the source of all postal material. Thus all in possession of the Rocafuerte stamps who did not return the stamps of the Quito post office began to overprint them and while there was only talk of only one type of surcharge in the recall, there appeared three differente ones: large numbers, small numbers, and medium sized numbers with a "Y" between the numbers. Since no pattern of the original surcharge exists it is unknown what was produced by the Quito post office on one hand, and the remainder of the post offices and private individuals.

Therefore, all existing surcharges on the original Rocafuerte stamps must be considered legal and official although, to some purists, with a grain of salt. This is true not only for stamps but for entries as well.

1897 Y 1898 on 1896 postal stationery card mailed to Wiesbaden where it arrived on June 6, 1897
and returned because of unknown addressee

The case of the surcharges on postal stationery

Even though no official documentation is known for the application of surcharges on postal stationery there exist two differente surcharges, one extendig the validity of the postal material for a bienium and the second for devaluating the 10 centavos envelopes to 5 centavos. This article es concerned only with the first surcharge which, again, falls into two categories: an 1895-1896 extension of validity of the 1894 Rocafuerte envelopes and a 1897-1898 extension of the 1894 and 1896 Seebeck post card and the 1894 Rocafuerte envelopes.

It is a matter of much speculation why the surcharges were applied in the first place. It is necessary to reiterate that all surcharged material, once its time had expired had to be returned to the contracting party, in this case Nicolas Seebeck. Since the recall was a practical impossibility, rendering the postal material invalid it is difficult to undestand the logic of revalidating invalid cards or envelopes. Someone, nevertheless, must have come to this decision and the culprit was none other than a government official. This "logical" decision was most likely arrived at by deducing that if the revalidation could be applied on stamps than why not on card or envelopes. Obviously, no one wanted to put his signature under what could be considered an illegality. Surcharges which appeared 10-20 years later all enjoyed the benefit of gobernment sanction with the accompanying official registry.

The postal stationery surcharged were accepted as legal and passed through the post offices without an argument, i.e., they were accepted by all sides concerned. Moreover, since there are no fake entries known, the surcharges applied to them should be considered official as well. This, bearing in mind, that surcharged as well as unsurcharged material is known to have been used during the two biennius in question.

Most of the surcharged material was widely used. There are, however, a number of post card entries and envelopes which appear only rarely. It is not known whether there were patterns, proofs, trial runs or the creation of an avid collector who wanted to add to his collection. The use of such items is not necessarily guarantee of official blessing. It is in this realm where someone may have indulged in forging material. The post office would have been the last instance to discover such an anomaly in the fake of such a great away of postal varieties.

The following is a list of stationery cards and envelopes surcharged with the bienium of 1895-1896 and 1897-1898.


1895-1896 on 1894 postal stationery envelope mailed from Quito to Guayaquil

The 1895-1896 surcharges


Postal stationery envelopes of 1894

The two covers issued in 1894 with a face value of 5 centavos (green) and 10 centavos (red) were surcharged with 1895-1896 to extend their validity for two more years. This revalidation comes in the form of small numbers and in both values a “Y” can be detected in some covers between the two years. Moreover, at least five different types of lettering are evidenced. The 10 centavos values is known on white and cream paper. Both surcharged values are relatively common in a mint as well as used condition. A unique copy of the 10 centavos value is also known in a demonetized version.

The 1897-1898 surcharges

Postal stationery cards of 1894 and 1896

The two centavos and three centavos cards of 1894 and 1896 were both surcharged with the 1897-1898 revalidation. Although we have not seen all known examples it is entirely possible that the surcharge exists in small and large letters as well as a “Y” in between medium size letters. In all cases the number known is extremely small, ever more so in used condition. There is no source which indicates who is responsible for the surcharges. In fact, most of the cards used after the expiration date do not shown a surcharge which makes us believe that the surcharged material comes from private sources.

1895-1896 on 1894 postal stationery envelope mailed to Canada, with stamps added

The postal stationery envelopes of 1894

Both the 5 centavos (green) and 10 centavos (red) envelopes were surcharged with the 1897-1898 overprint.

In the case of 5 centavos envelope the surcharge comes in small and large letters with a “Y” in between and in the 10 centavos value the case is the same. The most common variety is the 5 centavos envelope particularly with small letters whereas the surcharges on the 10 centavos envelope are extremely rare. Copies of the 10 centavos value with surcharge are only known on cream paper.

1897-1898 large numbers on 1894 postal stationery envelope with stamps added, mailed from Quito to Guayaquil

The relative abundance, on one hand, and extreme scarcity, on the other, of surcharge stationery makes it difficult to establish what was officially accepted for usage and what should be considered, a proof, pattern or trial run. Existing catalogs do not provide much help in differentiating between the two. They had to show what was reported to them in one form or another or copied from existing documentation. This makes it difficult for a judge when presented with a study of the material.

The guessing game will continue until primary evidence surfaces which helps us to separate between officially used entries and trial runs or proofs. This will contribute to the vicissitudes of collecting a Latin American country or, shall we say, to the fun of collecting it.

ELEMENTOS COMPLEJOS EN FILATELIA TEMÁTICA (2) LAS FILIGRANAS

Roberto Cravero
craverorobertonestor@yahoo.com.ar
rcravero@bancociudad.com.ar


"Elementos Filatélicos complejos en Temática", título por el cual el Dr. Alberto Jiménez de México comenzó su disertación en el II Congreso de Filatelia Temática que se realizó entre el 26 y 29 de setiembre de 2015 en Quito, Ecuador. 

Durante su exposición, mostró elementos filatélicos poco vistos en las colecciones temáticas, uno de ellos, las filigranas. 

Filigrana globos de Stiller y Lass
Una filigrana o marca al agua es una imagen formada por diferencia de espesores en una hoja de papel. 

Se utiliza para evitar la falsificación de documentos (documentos oficiales, por ejemplo), para mostrar la autenticidad del origen de algún papel o impreso, como adorno o como diferenciación entre diferentes fábricas de papel. 

Filigrana hace referencia a las marcas que se ven a trasluz en distintos tipos de papel. Durante la época de la elaboración tradicional del papel, estas marcas, representadas por símbolos, iconos, escudos o logotipos, distinguían entre sí a los fabricantes. Suponen una información importante en la datación y procedencia de un libro. 

QuÉ es una marca de agua sobre papel o en el papel: Es un dibujo, gráfica o filigrana que se realiza en el papel en el momento de su producción, se realiza de dos formas; una por marcas lineales o delgadez o marcas sombreadas por engrosamiento, una diferencia de espesores que concluyen en la gráfica, estas se realizan con la pulpa aun húmeda pero la hoja ya formada, esta pasa por un rodillo ("bailarín") donde se presiona dicha gráfica. 

Al principio estos dibujos eran signos gráficos sencillos o palabras con carácter identificativo: cruces, números y signos. 

En la actualidad estas marcas de agua se encuentran en la gran mayoría de los papeles de uso cotidiano para documentos, impresos; a mayor calidad del papel más segura es la marca de agua. Se cree que la filigrana nació en la ciudad de Fabriano, pero la más antigua documentada procede de Bolonia, fechada en 1282, con el dibujo de una cruz griega. 

Desde el siglo XIV la filigrana adquiere un criterio objetivo y se consigue identificar la calidad, el gramaje, origen y medidas del papel respecto a otros fabricantes. 

Bloque de treinta sellos de un centavo (Vélez Sarsfield). Filigrana globos completa

La ubicación de la filigrana es un dato muy importante para conocer cómo era el tamaño de la hoja, si había sido cortada y por dónde. 

A partir de este siglo las filigranas se hacen más elaboradas y con un carácter más artístico: aparecen soles, escudos, corazones, figuras geométricas, blasones, símbolos religiosos y un sinfín de combinaciones. Su utilización varía según la época y los lugares. Llegan a perfeccionarse tanto que algunas se convierten en auténticas figuras de gran valor artístico. 

Dejando la historia de lado, para mi temática, la Cartografía, son pocas las marcas de agua que puedan enriquecer mi presentación, solo conozco el mapa estilizado de la isla de Chipre y la filigrana "Globos" de la República Argentina. 

Filigrana globos

Serie de 1889 emitida por la Compañia Sudamericana de Billetes de Bancos para la República Argentina, la que usó la imprenta Stiller y Lass cuyo logo eran las letras "S" y "L" superpuestas sobre dos globos, o las dos caras de la tierra con los paralelos y meridianos que la cruzan; solo se encuentra en los valores de 1 centavo (Vélez Sarsfield) y 3 centavos (Juárez Celman). 

Bloque de 12 sellos circulado con matasello "Expedición Bs. As. 24 Noviembre 1888"

Marca de agua fácil de ver, siempre que la pieza que uno tiene es de los sellos impresos en la parte del pliego donde fuera grabada la filigrana, ya que esta no era una imagen pequeña y repetida en toda la plancha de papel, sino que era una sola impresión por hoja, por lo tanto, la misma se encuentra en pocos sellos y no se repite su figura.

Juárez Celman, PRUEBA en papel mediano satinado, perforado, con goma original.

Filigrana mapa de Chipre

Con respecto a la filigrana "Mapa de Chipre", comenzó a utilizarse en las emisiones postales posteriores a la fecha de creación de la República de Chipre, 16/08/1960. 

Período de uso 1962 hasta finales de 1988 en un 80% a 90% de las emisiones. 

Filigrana mapa de Chipre

La marca de agua consta de un mapa estilizado de la Isla de Chipre y las iniciales de "República de Chipre" en idioma griego "K ∆" y en idioma turco "K C". 

De acuerdo al tamaño del sello, podemos encontrar varias islas e iniciales como parte de la filigrana.

Filigrana mapa de Chipre en hoja recuerdo

Agradezco a quien pueda informarme de otra filigrana que pueda ser incluida en mi colección, a saber mapas, globos terráqueos, compás, rosa de los vientos, sextantes u otros instrumentos cartográficos

ECUADOR: LA POSTA A CABALLO DE 1933

El sello impreso en las cartas transportadas por la posta a caballo,
el 27 de agosto de 1933. Abajo el emblema de diario El Telégrafo
En agosto de 1933, diario El Telégrafo y el Círculo Hípico Campirano organizaron un recorrido a caballo por varias localidades de las provincias de Guayas y Los Ríos. Los integrantes del Círculo Hípico partieron a las cinco de la mañana del domingo 27 de agosto, desde las oficinas de El Telégrafo, en 10 de Agosto y Boyacá, llevando en sus alforjas la edición dominical del periódico.

La ocasión sirvió, además, para transportar correspondencia desde Guayaquil hasta los lugares visitados por los jinetes. Según la información de la prensa de esos días, se transportaron a caballo catorce paquetes de valija con más de trescientas cartas sencillas para Daule, Catarama, Ricaurte, Palermo, Buena Fe, Pijio, La Victoria, Jujan, Babahoyo, Samborondón, Providencia, Yaguachi, Boliche, Baba, Guare de Baba, La Bocana, Salitre, Dos Esteros y Vinces.

La correspondencia se recibió en las oficinas del periódico hasta las seis de la tarde del 26 de agosto; las cartas llevaban la estampilla correspondiente y fueron canceladas con matasellos de esa fecha. Se agregó, además, en toda la correspondencia, un sello impreso que indicaba que la carta había sido transportada por la posta a caballo. Era una inscripción en tres líneas horizontales con la leyenda "CIRCULO HIPICO CAMPIRANO / PRIMER CORREO DE POSTAS / A CABALLO .- AGT. 27 1933"; debajo del texto aparecía el logotipo del diario El Telégrafo: una T y una E pegadas dentro de un círculo.

Carta oficial, transportada en la posta a caballo y dirigida por la Administración Principal de
Correos de Guayaquil, al Administrador de Correos de Babahoyo. 
Lleva el sello de correspondencia oficial fechado el 26 de agosto de 1933 y el sello de recepción en Babahoyo
el 28 del mismo mes. En la parte superior derecha el sello de la posta a caballo

Según la información que aparece en El Telégrafo el 27 de agosto de 1933, "el correo con las numerosas cartas depositadas por los filatélicos durante el día de ayer .... tendrá..., además de la anulación oficial hecha con sobra de magnífica voluntad por el señor Breihl, Administrador de Correos de Guayaquil, un distintivo puesto por El Telégrafo, a fin de que, al transcurrir los años, tengan el valor que esos sellos de correos y sobres merecen".

El periódico organizador informó ampliamente sobre la posta a caballo que, al parecer, despertó mucha expectación en los sitios por donde pasó.

La ruta de la posta a caballo, en un gráfico publicado por El Telégrafo en agosto de 1933

Hoy, los lugares a los que la posta transportó correspondencia están, en muchos casos, a pocos minutos de Guayaquil o, incluso, forman parte de la ciudad. En los años treinta, sin embargo, era una travesía hacia sitios alejados que inspiró al cronista de El Telégrafo textos como el siguiente: "Saldrán como viejos centauros y conquistarán los caminos, los ríos caudalosos, los cacotales seculares, lo laberintos de la selva y llegarán, en un solo día a las más apartadas regiones con el afán de dar una clarísima demostración de lo que pueden los hombres y los animales de nuestro exuberante trópico".


UN ANUNCIO DE LA SCADTA EN 1929

Para los interesados en la aerofilatelia ecuatoriana y, específicamente, en el servicio de transporte de correspondencia a cargo de la Sociedad Colombo Alemana de Transportes Aéreos, les entregamos este anuncio publicado el 29 de mayo de 1929, en la página 15 de el Diario del Pueblo, periódico de la ciudad de Guayaquil.

Este anuncio se publicó durante varios días del mes de mayo en el referido periódico y dan testimonio de los días de entrega de correspondencia y de partida de los aviones que la transportaban.