sábado, 4 de marzo de 2017

150 AÑOS DE LAS PRIMERAS ESTAMPILLAS SALVADOREÑAS

Este año se celebra el sesquicentenario del inicio del período filatélico en El Salvador.

En 1867, esa república centroamericana puso en circulación sus primeras estampillas, una serie de cuatro valores (medio, uno, dos y cuatro reales) ilustrados con un volcán en erupción, con once estrellas en semicírculo en su parte superior, que representan las provincias que en ese entonces componían el país (San Salvador, La Libertad, Sonsonate, Santa Ana, La Paz, Cuscatlán, Usulután, San Vicente, San Miguel, La Unión y Chalatenango).

Aunque para algunos el volcán que aparece en las estampillas sería el San Miguel, se considera que se trata en realidad del Izalco (El Faro del Pacífico), que es el que aparece en el escudo de armas de El Salvador.

Aunque se emitieron oficialmente el 17 de enero, el uso de las estampillas fue obligatorio recién a partir del 1 de marzo de 1867.

Las estampillas fueron impresas en planas de cien sellos (diez por diez) por la American Bank Note Company, de Nueva York, en septiembre de 1866 y llegaron a El Salvador el 17 de diciembre. Las planas llevan la identificación de la casa impresora en la parte superior, escrita en idioma castellano: COMPAÑÍA AMERICANA DE BILLETES DE BANCO DE NUEVA YORK.

En abril de 1873 se hizo una nueva tirada de la serie, que se distingue de la primera por la tonalidad de color y por la goma, amarilla en la primera impresión y blanca en la segunda.

Es muy raro encontrar las estampillas de la primera emisión salvadoreña, usadas en sobre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario