domingo, 19 de marzo de 2017

ECUADOR: EL REGLAMENTO DEL SERVICIO POSTAL INTERNO DE 1884

Después de la gran reforma postal de 1865, que introdujo en el Ecuador el uso de la estampilla de correos y cubrió de oficinas postales el territorio de la República, el siguiente paso fundamental en la historia postal ecuatoriana fue la incorporación del país a la Unión Postal Universal, en 1880.

Para que el servicio postal se preste conforme los lineamientos de la organización internacional, era preciso adaptar las regulaciones internas hasta entonces vigentes, fundamentalmente en materia de tarifas; esto se hizo, al menos en lo que resultaba urgente, con algunos decretos del entonces presidente de la República, general Ignacio de Veintemilla. Sin embargo, la proclamación de este último como Jefe Supremo, la revuelta nacional que siguió al hecho y la guerra civil por medio de la cual se resolvió el diferendo, impidieron que se hiciera nada más en relación con la modernización de los correos ecuatorianos.

José María Plácido Caamaño, presidente del Ecuador entre 1884 y 1888
y la portada del Reglamento del Servicios Postal Interno, dictado por él en 1884

Hubo que esperar al nuevo gobierno, presidido por José María Plácido Caamaño, para que se produjera la segunda reforma postal. Ésta se basó en el Reglamento del Servicio Postal Interno, que el Presidente promulgó en 1884, y que fue el primer cuerpo normativo que, en la historia ecuatoriana, reguló de manera general el servicio de correos; hasta entonces, solo habían existido reglamentos sobre aspectos puntuales y, en mucho, se seguía actuando conforme la costumbre heredada de la administración española.

El Reglamento contiene información de gran importancia para nuestra historia postal: sus artículos regulan la operación del servicio, determinan las particularidades del mismo, fijan las nuevas tarifas postales e introducen definitivamente el uso de las tarjetas entero postales. 

Gracias al proceso de digitalización de su repositorio, que ha emprendido la Biblioteca Nacional Eugenio Espejo, podemos ofrecer a nuestros lectores el texto completo del Reglamento de 1884, que a partir de hoy incorporamos permanentemente e nuestra biblioteca.

Puede acceder al documento pulsando aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada