domingo, 12 de junio de 2016

LAS COLECCIONES TEMÁTICAS DE AMÉRICA A LA LUZ DE LA EXPO NY2016

Marcela Díaz Cabal

Leyendo lo publicado en el blog Actualidad Filatélica y en el blog de la Filatelia Temática de la FIAF sobre los decepcionantes resultados en NY para los participantes temáticos americanos, sí considero sumamente preocupante  lo acontecido y me temo que muy descorazonador para los iniciados como yo en esta rama de la filatelia. Más aún cuando en los comentarios surgidos pareciera haber la insinuación de que la Comisión Temática de la FIAF y los delegados temáticos americanos no estarían cumpliendo con su labor adecuadamente.

Considero mi deber, en honor a la verdad y por cuestión de principio, aclarar que la labor que ha venido desarrollando la Comisión Temática de la FIAF no solo ha sido y es excelente, sino que motivó a un pequeño país (Panamá), sin tradición filatélica y donde ni siquiera se emiten sellos desde hace años, a competir a nivel internacional gracias a la invitación de Costa Rica en el 2013 y a ese primer congreso temático auspiciado por la FIAF. 

Fueron tan prometedores los resultados de ese primer congreso temático que los tres panameños temáticos, entusiasmados, decidimos participar en Quito y las dos delegadas por Panamá nos inscribimos en el segundo congreso temático. Del éxito de Quito, sin precedentes, a nadie le cabe la menor duda. Son además, nuestros mejores testigos Damián Läge y Koenraad Bracke, quienes nos honraron con su presencia y sus motivadoras conferencias. 

Por lo tanto, no estoy de acuerdo con responsabilizar a la FIAF y su Comisión Temática por los resultados en la mundial de Nueva York. Creo que la FIAF a nivel regional y nacional ha promovido con ahínco la filatelia temática y la ha fortalecido. Los congresos temáticos incluso han motivado a los coleccionistas de otras ramas de la filatelia a imitarlos, como ha sucedido con la entusiasta invitación que ha hecho la federación de Córdoba con su Primer Congreso FIAF de Filatelia Tradicional e Historia Postal  en el marco de la EXPO Córdoba 2016. 

Y ahora quiero referirme a la filatelia temática. La primera vez que fui a una Expo internacional (Fiesta Latina) fue en Chicago, en el año 2012. Yo solo fui como observadora porque no tenía colección que mostrar, pero ya comenzaba a idear mi colección de Cervantes. Por el título de la Expo, creí ingenuamente que habría varias colecciones temáticas expuestas y que yo aprendería de ellas. No hubo ni una sola. 

Tomado de http://rainbowstampnews.blogspot.com/

Recuerdo que durante el Palmarés quedé sentada al lado de un grupo de filatelistas peruanos que prácticamente habían barrido con todos los premios y les pregunté la razón de que no hubiera habido colecciones temáticas. Su respuesta fue unánime: "La filatelia temática es muy difícil". Un par de ellos añadió que tenían ganas de hacer una temática, pero no se atrevían. No daba crédito a lo que escuchaba: ¡Los ganadores de oro de la Expo y con premios especiales no se atrevían a montar una colección temática! A mí me sorprendió tanto la respuesta que no me contuve y afirmé  eso no era cierto; en ese momento estaba convencida de que la temática era la más fácil. ¡Qué equivocada estaba yo! ES la más difícil. Y una modalidad relativamente reciente comparada con la tradicional y la historia postal.

Alguien me comentó en una ocasión que la temática era "la filatelia inteligente". Tenía toda la razón. Las otras modalidades requieren estudio, investigación y dinero, cierto. Pero la temática te obliga, además de todo ello, a diseñar y desarrollar un proyecto creativo, a la vez que "científico, lógico, completo y equilibrado" como predica Paco Gilabert. Similar, pienso yo, a preparar y completar una tesis de maestría o de doctorado. Y eso no es taaannn fácil como parece. Sé de personas que tienen mucha experiencia como filatelistas tradicionales o de historia postal que no saben cómo comenzar un plan temático... aunque tengan material acumulado de sobra. La filatelia temática, precisamente por difícil y más sujeta a reglas, creo que ocasiona más celos, resentimientos, envidias. Esa es mi opinión. Pero son los que practican otras modalidades, incluyendo la temática, los que  podrán decir si estoy equivocada. Yo, sencillamente, no puedo creer que las colecciones temáticas americanas que participan en mundiales no tengan la misma calidad de las europeas o asiáticas. 

Por otra parte, en cuanto a los jueces, es muy fácil que para quienes les ha tomado años llegar a la cima y han tenido que invertir bastante dinero, no les haga mucha gracia que los novatos les pisen los talones y de ahí que a la hora de juzgar una colección se les "olvide" cómo era la de ellos cuando estaban en esa misma etapa. Pero si el expositor no es ningún novato entonces lo único que cabe pensar es que lo que estos jueces pretenden, con evaluaciones tan disímiles y puntuaciones humillantes, es cerrar el círculo para solamente darle paso a algunos "ungidos". Lo cual es todavía más mezquino y deplorable.

Otro aspecto negativo es la orientación tan "europeo centrista" de la filatelia temática con los siglos de ventaja que nos llevan los europeos a los americanos. En todos los sentidos. Y no se trata solamente  de cantidad.  Puede que América no participe con el mismo porcentaje de colecciones temáticas que Europa o Asia, por razones obvias, pero eso no implica que las que vayan a una mundial no tengan la calidad de las europeas o asiáticas, sobre todo cuando ya son veteranas en mundiales. Lo cual es una lástima porque creo que el futuro de la filatelia está precisamente en la temática. Y si algunos "más ilustrados" siguen siendo tan indiferentes con América, la afición desaparecerá, tarde o temprano, entre los nuestros. 

La filatelia, de ser un pasatiempo tan agradable, accesible a cualquiera, que promueve la investigación, el conocimiento, fomenta la hermandad y la paz, pasará a ser el "hobby" de una pequeña élite con ínfulas de superioridad. Muy triste. 

1 comentario:

  1. Comparto su opinión. La filatelia temática promueve la investigación, bien promovida resultará el medio ideal de atraer nuevos filatelistas; el inicio de una colección temática es menos oneroso que el de una clásica. Se puede empezar como una monografía ilustrada con estampillas postales.

    ResponderEliminar