domingo, 22 de mayo de 2016

GUÍA PARA PRINCIPIANTES: DENTADOS Y ODONTÓMETROS

Decíamos, en la entrega anterior, que parte del equipo que requiere un filatelista tiene que ver con determinados elementos de las estampillas, como el papel, o el dentado.

En lo que tiene que ver con este último, la dificultad que implicaba desprender de la plana cada sello hizo que pronto se establecieran sistemas de separación, de los cuales el más extendido es el dentado: una serie de perforaciones que dividen a las estampillas unas de otras, y permiten separarlas con facilidad.

Pues bien, el dentado no es solo un sistema de separación, sino que varía de un sello a otro, pues hay dentados más abiertos y dentados más apretados y, en algunos casos, estampillas aparentemente iguales se diferencian, precisamente, por el dentado.

Odontómetro

Para medir este último se ha establecido un método: el dentado de una estampilla depende del número de dientes que ésta tiene en dos centímetros; y para determinar el dentado de los sellos existe un instrumento muy simple, el odontómetro.

El uso del odontómetro

Éste no es otra cosa que una pieza de cartulina, plástico o metal, en el que constan dibujados los posibles dentados, con su respectivo número; para establecer el dentado de una estampilla, basta con hacer coincidir los dientes de esta última con el dibujo que consta en el odontómetro.

Odontómetro electrónico o perfotronic

En la actualidad existen odontómetros electrónicos, conocidos como perfotronics, que permiten mayor precisión a la hora de establecer el dentado de un sello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario